Se ha producido un error en este gadget.

IMAGEN DEL DÍA

IMAGEN DEL DÍA
Mirando al horizonte... Utakata

domingo, 3 de octubre de 2010

8. Capítulo

Una semana sin Negreth


-Vaya, día- dijo Mariam acostada en su cama, mirando hacia el techo.
-Luna no consiguió hacer la demostración de elementos, y a mi, me paralizaron la varita este día- miró su varita y luego hacia donde estaban sus amigas- Perdí una lección muy importante en clase de Curaciones, con Jertrudies Paltron- volvió a mirar al techo, con las manos bajo su cabeza, recordando todo desde que salió del salón de onces y se dirigió con las demás aprendices a la enfermería. Cuando entraron a la enfermería, ya había llegado la maestra y tenía escrito el tema que iban haber. Lo que mas le impresionó de la vestimenta de la maestra, fue el cinturón grueso con manchas café oscuro, café claro, verde oliva y verde lima, era algo extravagante para una bata blanca y unas zapatillas color lavanda. Esas últimas dos horas de clases, nos la pasamos aprendiendo conjuros curativos, a lo que yo no los pude ponerlos en practica, pero si me los aprendí de memoria.
-Mariam, vas a jugar- Gretell estaba junto con Luna y Negreth, sentadas, en la cama de Negreth al lado izquierdo de la cama de Mariam.
-¿Que?... ¿Que? ¿Como? –volvió en si- Ah, si claro.
-Este juego no se parece en nada a los jueguitos de niños, que juegan ustedes en el otro reino- se refirió a Luna y a Negreth –este juego requiere de mucha concentración mágica y…
-Nos vas a decir como se llama el juego, si o no –interrumpió luna.
-Bueno –soltó una risita pícara- el juego se llama…”Adivina lo que pienso”.
-Y como se juega –indagó Gretell.
-Por ejemplo digo: Yo pienso en un animal que ronronee, puede ser un gato, pero ustedes no me van a decir el animal hablando sino transformándose en el animal que creen que estoy pensando.
-Pero…Como? –dijo Negreth.
-Así –Mariam cerró los ojos y se relajó.
Luna esperaba, a que diera un pop, saliera humo y se convirtiera en gato, pero no sucedió así. Esperó un buen rato hasta que…
-Miren- Gritó Negreth –le están creciendo pelos en los cachetes.
-Y en la cara, en los brazos, en las piernas…-afirmó Luna.
El vestido blanco de Mariam se convirtió en el pelaje, las zapatillas azul oscuras, en boticas en las patas traseras, en el resto del cuerpo era blanco como la nieve y sus ojos azules pasaron a verde intenso, con pupilas alargadas.
-Mauuu, Mauuu.
-Tan linda esta gatita –Gretell cogió entre sus brazos a la gata Mariam y la estrechó, apenas la soltó, empezó a lamerse las manitas y cuando veía que la iban a acariciar sacabas sus zarpas.
-Ya, Mariam –se impacientó Luna –enséñanos a transformarnos.
Mariam dejó de lamerse y volvió a cerrar sus ojos; esta vez no duró mucho por que al momento tomó su verdadera forma.
-Mariam, tus ojos –dijo Gretell –Siguen siendo de gato.
-Tranquila eso pasará. Ahora les enseñaré a transformarse.
Mariam tardó dos horas en enseñarles, cada vez que intentaban volver a su forma original quedaban con orejas de burro o dientes de conejo… a las ocho de la noche, comenzaron a jugar.
Mariam dijo: Yo pienso en un animal puerco…
Apunto de estallarse de la risa veía Mariam a Luna y Negreth, dos marranitas rechonchas y a Gretell, un jabalí grande peludo y sucio.
-Ganaron, Luna y Negreth- proclamo Mariam, tratando de no reírse –y ahora a quien le toca.
-Yo, yo.
-Bueno Negreth, pero piensa bien lo que vas…
-Lo sé –dijo Negreth intercambiando de puesto con Mariam.
-Yo pienso en un animal pequeño.
Cerraron los ojos las tres concursantes y al instante una mosca revoloteaba en el puesto de Luna, una hormiga en el lugar de Mariam y en el de Gretell, una rana croadora.
-Nadie ganó –publicó Negreth.
Volvieron a sus formas naturales, las tres concursantes.
-Si no ganamos, conviértete en ese animal que pensabas –le dijo Mariam a Negreth –son las reglas del juego.
-Listo, ahí va –Negreth cerró los ojos y a continuación ya se había transformado.
-Una rata –Mariam pegó un chillido y luego se escondió detrás de Luna.
-Es un hámster- dijo Luna a Mariam con voz tranquilizadora.
-Tan linda… Es una bola felpudita, no produce nada de miedo- Gretell cogió a Negreth e hizo lo mismo que con la gata Mariam, pero este se libro.
-Vuelve a tu forma original –Habló Luna quien todavía soportaba a Mariam tras ella…
-No te puedes volver a tu forma original –dijo Luna asustada –que vamos a hacer.
-Tranquila, yo sé de eso, a mí me pasó cuando me transforme por primera vez en gata, mi mamá me apunto con su varita y pronunció unas palabras –se quedó en silencio mientras se acordaba.
Mariam sacó su varita y con ella apunto hacia el hámster.
-Ritorna –una chispa salió de su varita y no produjo nada.
-Rayos, no me acordaba. Inténtalo Luna.
-Ritorna –Apuntó Luna con su dedo índice.
Una luz azulosa, salió del dedo, y golpeó a Negreth. Negreth se sacudió pero no ocurrió nada.
-Déjenlo niñas es imposible –habló Negreth.
-Negreth, habló –dijo emocionada Gretell –inténtalo otra vez Luna.
Luna probó una y otra vez pero no consiguió nada.
-Tendremos que decirle a un maestro.
-Estas loca Luna, si le decimos nos castigarían.
-Estoy de acuerdo con Mariam- contestó Gretell –Mejor, mañana nos ponemos a buscar la contra, esta muy de noche.
-Gretell, tiene razón –habló Negreth –puedo aguantar una noche siendo un Hámster.

1 comentario:

Retriever dijo...

esa el la actitud luchito, no pense que fuera a publicar aun su libro, y menos por estos medios, pero sabe, por algo se empieza no, jejeje, se le quiere mucho y ya sabe que me puede contar de sus ideas jeje, y por ultimo le recomiendo este blog,
seres-fantasticos.blogspot.com