Se ha producido un error en este gadget.

IMAGEN DEL DÍA

IMAGEN DEL DÍA
Mirando al horizonte... Utakata

domingo, 3 de octubre de 2010

6. Capítulo

El hallazgo y los transportadores de magia


-Hola maestra- dijeron Keisha y el cuarteto de amigas (Luna, Mariam, Gretell y Negreth).
-Hola chicas, sigan y se sientan- respondió la maestra cortésmente.
Keisha divisó un puesto cerca a su amiga de la infancia, Ana de la copa, y se sentó en un puesto cerca de ella; mientras tanto el cuarteto escogió un rincón a la derecha del salón para sentarse. La maestra esperó erguida al lado de la puerta, hasta que no hubiera flujo de aprendices entrando en el salón. Después de cinco minutos cerró la puerta y dijo:
-Como este es su primer semestre preparativo en la magia y su primera clase conmigo, les voy a exponer todas las normas que hay que tener en mi clase. Como primera y última norma más importante, para pasar esta materia, es la puntualidad, ya que mi clase, historia de la magia se basa en el tiempo, eso quiere decir que el tiempo en esta clase es oro. Hoy les valgo la impuntualidad, pero la próxima no habrá disculpas- miró fijamente a Luna y prosiguió- serán castigadas severamente con trabajos, exposiciones o evaluaciones sorpresas, a no ser que estén en peligro de muerte o las hallan capturado los necrófagos, creo yo, que nunca pase, puesto que este colegio esta protegido por una serie de trampas para cualquier ser maligno.
-¿Maestra que son los necrófagos?-preguntó Yukiko un poco ingenua.
-Señorita Perla, usted más que nadie debe saber de ellos, o no se lo han dicho sus padres- miró con agrado a Yukiko.
La maestra con toda calma pero en voz baja le respondió -desde hace más de diez años, los necrófagos, junto con un grupo de inquisidores, vampiros y licántropos, se unieron al otro lado para ayudar al mago oscuro, señor de las tinieblas o comúnmente llamado el mago de la oz. Ellos le ayudaron a gobernar todo el mundo y de unificar todos los reinos para expandir su maldad más allá del espacio. Estos aliados, los necrófagos, son seres que se alimentan de cadáveres de humanos que frecuentemente se encontraron en la época del mago de la OZ, en esa época tenían comida de sobra, pero cuando desapareció dicho mago tuvieron que utilizar sus habilidades para transformarse y así sobre vivir…
-Ustedes niñas, si no aprenden a distinguir la mirada necrófaga y la humana, nunca se darán cuenta que están frente a un necrófago, hasta que las duerme para siempre- Hubo un silencio- esta mirada, es como la de un muerto: fría, sin brillo y lejana. Otra característica es su olor putrefacto y repulsivo, que tratan de disimularlo con mucha loción…
-Maestra- interrumpió Mariam –Eso quiere decir que debemos sospechar de las personas que se echen todo el jarrado de perfume.
Todas las aprendices se voltearon a ver a Mariam, y luego se rieron, por un rato, hasta que la maestra les hizo señas de que se callaran.
-Exacto, señorita Sirdam- Mariam se sorprendió al escuchar que sabía su apellido- Ya quedó claro lo que es un Necrófago- Miró a Yukiko, que estaba anotando en su libreta algo. –Siguiendo con la clase, falta mi presentación…
-Me llamo Sibila Time, para los que no me conocían, me pueden decir Sibi o Sib. Les enseñaré historia, también algunos hechizos, encantamientos o conjuros para manipular el tiempo, pero cualquier cosa que cambien en el pasado, cambiará el presente, automáticamente.
-La historia guarda los secretos más profundos de este mundo que está habitado por magos, hechiceros, brujos, elementales, dragoneantes y simples humanos, que han echo muchas cosas buenas o malas para este reino, aquellas personas hicieron y hacen historia, y esta clase, es para estudiarlos y tratar de comprenderlos.
Luna quiso levantar la mano para preguntarle a Sib, sobre lo que era un dragoneante, pero no lo hizo, por que temía ser objeto de burlas para sus compañeras y más bien se encogió de hombros.
Sib estiró la mano hacia donde estaba la tiza, la miró fijamente murmurando unas palabras, que después de dichas elevó la tiza sin tocarla hasta el tablero y dijo:
-Abran su libro de historia, el que dice "La Magia A través de los Tiempos" de Joseph Lutarin, en la pagina diez.
En ese momento la tiza escribió en el pizarrón el título que estaba en la página, "El origen de la magia en las cuevas".
Al sacar Luna de su mochila el libro de historia y abrirlo en la página indicada, se encontró un pedazo de tela anaranjada, muy suave al tacto, perfectamente cuadrada, bordeada por hilos dorados y en el centro tenía unas imágenes dispuestas a cada lado del retazo de tela: a la derecha una varita de color café oscuro, enrollada por una planta totalmente desconocida por ella, -parece una enredadera- pensó; en la izquierda un escudo de batalla, que tenia dibujado en el centro, un cisne con las alas levantadas y la cabeza mirando su costado derecho; en la parte de arriba, una corona plateada con una sola punta que terminaba en una perla, en el resto de la corona, tenía unas pequeñísimas incrustaciones de diamantes. Este emblema tenía un escrito en el centro:
"La Perla es el Reflejo del Pudor".

Se escuchó a lo lejos el sonar de las campanas.
En ese momento Luna reaccionó, dándose cuenta que la clase había terminado. Al salir del salón H.M.U, Luna, les mostró lo que había encontrado en su libro de historia a sus amigas. A ellas les pareció muy extraño, y alcanzaron a sospechar de la librería del reino, que es la que dona todos los útiles para los colegios, las academias y universidades, y también de la empresa de envíos Aero Escoba, quien es la encargada de llevar todos los libros, para las estudiantes del Internado Femenino Hortensia Valúes. Pero lo descartaron por que pudo haber sido un error, y hubieran puesto ese escudo sin intención.
A la que más le causó curiosidad, fue a Negreth, quien le pidió prestado el emblema a Luna, para investigarlo...
Cuando llegaron al salón A.R.M, donde dictaba la clase de ataque y resguardo mágico, la maestra Emperatriz Firtid, estaba casi lleno de aprendices. No había puestos juntos, sino desocupados en diferentes lugares, así que Luna cogió el puesto que estaba adelante y en el centro del salón. Negreth, el último puesto de la fila donde se había echo Luna. Gretell, se hizo a la derecha de Negreth, pero en la esquina y Mariam a la izquierda de Negreth pero en la otra esquina.
En el salón, ya estaban todas las aprendices, pero la única que faltaba para empezar la clase era la maestra, que ya llevaba quince minutos de retraso. Luna, Negreth, Gretell y Mariam, estaban, hablando sobre los nombres que le pondrían a sus guardian-Pet, cuando salieran del tótem de cristal que los contenían…
Se oyó un aleteo de pájaro por el corredor, que se acercaba poco a poco, hasta el salón A.R.M. El aleteo del pájaro era de un fénix, que entró al salón y se posó en el espaldar de la silla de la maestra Emperatriz, quien todavía no llegaba… minutos después, Angélica Riveros, se cansó de esperarla y se paró de su puesto, dando motivo para que todas se pararán. Al salir del salón, Angélica vio que unos tacones acompañados de una nube grisácea que subía dando la forma de unas piernas, cadera, tronco, brazos y cabeza de una mujer que se acercaba a ella, lento con paso fino y mirándola fija mente.
-Señorita, para adonde cree que va- Emperatriz ya estaba cerca de Angélica, y la estaba mirando con el entrecejo fruncido.
-Eh… Eh… -Angélica vacilo por un momento, pero luego respiró hondo y le respondió- Discúlpeme maestra, pero hace media hora la hemos estado esperando, y usted nada que llega.
-Pero ya llegué, así que se entra inmediatamente al salón y se sienta jusiosa en su puesto, porque a esta clase no debe faltar ni una sola aprendiz- Angélica regresó al puesto donde se encontraba antes, con cara de perrito regañado.
La maestra entró al salón, y miró a todas sus nuevas alumnas a la cara, como si buscara a alguien y en efecto, cuando miró a Mariam, la saludo con su nombre y le preguntó por su familia, a lo que Mariam sonrojada le contesto que estaban todos bien.
-A que bueno- le dijo a Mariam- Mándale saludos de mi parte a Clariza y a Tiberio, y diles que un día que tenga espacio en mi agenda, iré a visitarlos. Mientras tanto, Tú -Se refirió a Mariam amablemente- estudia, y saca la cara por tu apellido.
-Lo haré Maestra -dijo Mariam inflando su pecho.
-Bueno niñas creo que no me é socializado con ustedes, ¿Verdad?
-¿Quieren que les cuente sobre mi vida?
-Siii- respondieron al unísono las aprendices, obligadas a escuchar la autobiografía de la maestra.
-Me llamo Emperatriz Firtid, estudie becada en el instituto de magia avanzada, que es uno de los mejores del mundo. Me especialicé en Resguardo y ataque mágico en la Academia subterránea quinta hermana, también becada y con honores. Trabajo aquí en el internado preparatorio Hortensia Valguez…
-También becada- interrumpió Angélica, a lo que sus compañeras se rieron, pero luego se callaron en seco al ver la mirada de cólera que le dirigía Emperatríz a Angélica. Emperatriz se calmó después y siguió “Socializando”.
-Los domingos y los festivos, trabajo en la Suprema academia de enseñanza cinco hermanos. Ésta, junto con cinco academias más, son las mejores del mundo. Ahí entreno pupilos avanzados, en mi área preferida, Resguardo y Ataque Mágico, para que se vuelvan Inquisidores. Eso sí, si aspiran salir de este internado, que los prepara precisamente para ir directamente a estudiar allá, son muy pocos los que llegan, de cien aprendices diez alcanza el puntaje requerido para poder estudiar allá- la única que le estaba poniendo interés a la clase era Mariam, porque las demás compañeras, estaban dormidas, a lo que la maestra solucionó con un destello cegador que salió de su varita, cuando la sujetó en su mano izquierda.
Todas sus alumnas se fueron despertando poco a poco, cubriéndose los ojos, con lo que hubiera cerca.
-Que pasó- dijo Luna bostezando, mientras se desperezaba.
-Que se quedaron dormidas sin terminar de escuchar mi presentación.
-Si esa fue su presentación, ¿como será la despedida?- Caviló Luna.
Cuando ya se hubo despertado la última de las aprendices. La maestra apagó la luz de su varita, diciéndole “Apago”.
Se oyó una campana…
-Lo que vieron fue un conjuro llamado Destella, y les será muy útil cuando quieran huir de una contienda, pues encandilará a su contrincante por una hora. No siendo más, abordemos la primera ilustración a la defensa, creando escudos de magia.
Se acomodó delante su escritorio para que sus alumnas vieran lo que iba hacer.
Un movimiento de la mano donde tenía la varita, produjo un humo púrpura dando forma a una placa cristalina.
-Esto se hace más rápido, prolongué el proceso para que lo apreciaran. Lo deben de hacer tan rápido para que ningún maleficio o maldición los toque… Ah, otra cosa, la resistencia del escudo depende del nivel del que lo hace, yo soy nivel cuatro.
-Maestra, uno como sabe que nivel es.
-Querida Mariam, tú no puedes saber tu nivel todavía, se sabe a los veinticinco años, cuando ya te hayas graduado, y te lo dice el fuego de la sabiduría.
-El otro escudo es el burbuja- elevó sus brazos y los bajó extendiéndolos por los costados de su cuerpo.
Luna le preguntó a Emperatriz, que donde estaba el escudo burbuja, a lo que la maestra le responde que rodeándola, y ¿porque no se ve?, volvió a preguntar, y la maestra le volvió a responder: por que al ser de nivel cuatro el escudo se potencializa tanto, que se tornaba invisible a los ojos de las personas.
Emperatriz se sentó en su puesto, miró a su fénix y le susurro al oído algo, por que alzó vuelo, saliendo por una de las ventanas del salón, y regresó minutos más tardes, con un saco lleno de ramitas, que expedía esencias que llenaron al salón de aromas.
-Nefix, déjalo aquí- el fénix obedeció, dejándolo en un espacio que había en una esquina, cerca al escritorio de su ama y después le entregó de su pico a sus manos un papel enrollado, que al instante lo desenrolló y lo ojeó.
-Se preguntaran ¿Porque mande a traer a mi fénix este saco lleno de ramas?- señaló al saco.
-Si, si, si- Dijeron emocionadas, todas las aprendices.
-Todo esto es para hacer anillos y varitas mágicas, para ustedes. Deberán escoger solo un objeto; de lo que elijan depende lo bien que les va a ir en la vida o lo desdichadas que serán.
Se escuchó un silencio ensordecedor…
-Deben saber sus diferencias:
La varita: fue desde el principio de la magia el utensilio más utilizado, por las brujas, por lo que se adoptó como instrumento tradicional para producir magia. En un combate puede ser la más lenta, todo depende de la astucia y la practica de quien la maneje, su facilidad para transportar magia se truncada, al no tener contacto continuo con la persona, pero si se practica, puede ser una de las más poderosas armas.
El anillo: Se ha tratado de innovar en el tema de producción de magia, y esto ha conllevado a que se generen objetos transportadores de magia como el anillo que fue el más aceptado de todos, (Descartaron las escobas y las uñas postizas, por ser anti estéticas). En el tema de transportar magia el anillo se lleva el puesto número uno, además de intensificar la eficacia de los escudos protectores. La sociedad controladora de objetos para la magia, ha solucionado el problema de robos y pérdidas de anillos, adhiriéndolos con hechizos adherentes, lo que es casi imposible de quitárselo normalmente.
En ese momento los alumnos se quedaron en total silencio, mientras interiorizaban su decisión… Pasado diez minutos la maestra empezó a llamar a lista:
-Lili Timwood, ¿que eliges?
-Varita…
-a ti te toca la varita de madera de Manzano- La maestra sacó de el saco una ramita, la tapó con una paño violeta, y le pidió a Lili que pusiera su mano sobre el paño que cubría la rama, y a continuación, Lili retiró el paño y se dio cuenta que se había convertido en una varita de color café claro, y que olía a manzana fresca…
Pasaron cinco niñas, que eligieron anillos, y luego le tocó el turno a Gretell. Gretell eligió anillo y la maestra le pidió igual que a Lili, poner su mano sobre el paño.
-Es un anillo de cedro- le dijo, pasándosela a Gretell, que miraba su anillo maravillada.
Pasaron cinco niñas más, pero la quinta, eligió la varita. Yukiko hizo el mismo procedimiento, y recibió su varita en madera de avellano.
Yukiko volvió a su lugar junto a Luna, entretanto la maestra llamaba a la otra aprendiz…
-Lo sabía- escuchó Luna decir a Yukiko.
Era el turno de Angélica…
-¿De qué madera es tu anillo?- le preguntó Yukiko a Angélica.
-De arce- respondió mostrándole el anillo en su mano.
A continuación, pasaron aprendices que elegían anillos, de diferentes tipos de madera.
-Es tu turno- Mariam avisó a Negreth, quien se encontraba distraída, hablando con Luna.
-ya voy- dijo un poco alterada.
-Cual es tu decisión.
-Anillo, maestra- dijo levantando la mano con delicadeza, adelantándose a lo que le fuera a decir Emperatriz.
-Ciprés- dijo Emperatriz pasándole el anillo.
Negreth, lo cogió y se retiró con una sonrisa en la cara, hacia donde se encontraba Luna.
-Berta- llamó Emperatriz.
-Que alegría, me gusta mucho mi anillo de ciprés- observaba el anillo en su mano –es tan bonito.
-Si es muy bonito, mira como brilla- Mariam cogió la mano de Negreth y la movió dejando ver el destello del anillo.
-Águeda, Amelia, Carina, Aurelia- se escucho llamar a la maestra una por una.
-Mariam.
-Voy, maestra.
-Que decidiste, varita obviamente. Como tus padres.
-Si, maestra- se ruborizo Mariam.
-Pon tu mano, sobre el paño, por favor.
Mariam obedeció y al momento, tenía su varita de olivo entre sus manos.
Seis minutos más tarde la maestra iba en Erisol.
-Ven Erisol- le dijo la maestra- ¿Que eliges?
Erisol, se acercó muy tímida y con voz sumisa, respondió: Varita.
-madera de ceniza- susurro la maestra, y pensó- Curioso.
Erisol colocó su mano sobre el paño, y este, empezó a quemarse, Erisol, retiró su mano rápidamente, y el paño se volvió polvo. Emperatriz sopló el montón de polvo y sacó una varita de un negro muy brillante, se la pasó a Erisol y le dijo: No temas eso siempre pasa con este tipo de varita.
Otras dos niñas eran del mismo tipo de varita.
-Y por último- dijo exhausta la maestra- Luna.
-Ya era hora- pensó Luna
La maestra hizo un toque con su varita en el polvo y este al instante se regeneró.
Luna colocó su mano sobre el paño, y sacó de el, una varita.
-¿Deque madera es?- preguntó mirando a la maestra.
-Es de la copa de un árbol de Hornbeam- le dijo Emperatriz, mientras sacaba del bolsillo de la falda, su varita- la mía es de madera de olmo- le mostró la varita a Luna y luego le dijo que volviera a su lugar…
-Ahora si podemos empezar con la clase- dijo emocionada Emperatriz –Para poder hacer escudos de energía mágica, deberán hacer movimientos de muñeca donde esté el anillo o la varita, así- con la varita en la mano hizo el movimiento y de repente salió una pantalla color púrpura- cuando vallan a hacer el movimiento deben concentrar toda la energía en sus manos…
-¿Y como la concentramos?- interrumpió Mariam.
-Sientan su magia, su aura, un viento tibio que recorre todo su cuerpo hasta sus manos. Si se ponen calientes, frías o vibran, van bien; Luego, con la mano donde tengan la varita o el anillo, produzcan un escudo, y con la otra denle la forma circular- la varita de Emperatriz absorbió el escudo púrpura…
Las aprendices durante el resto de la clase trataron de producir escudos simples, pero la única que lo logró fue Mariam, que se emocionó bastante, pero le duró poco ya que se desconcentro.
-Para la próxima clase- decía Emperatriz mientras recogía sus libros -lean la página diez de “Empezando la batalla” y denle forma a su escudo simple, y si les queda tiempo, practiquen el escudo burbuja...

Saliendo del salón A.R.M, Gretell le pregunta a Luna, sobre la siguiente clase y ella, mirando la hoja de horarios, le responde, Especies Mágicas.

Frente a la puerta de letras doradas, entraron y se acomodaron. La maestra llegó segundos después con paso firme hasta su escritorio, con sus libros en la mano derecha y la otra cerrada. Colocó los libros al lado derecho del escritorio y al izquierdo, puso dos tazas miniaturas, una con agua y la otra con pescadito. Al abrir la mano, salió de ella un pequeñísimo oso, ella lo acarició y luego miro hacia la clase.
-Buenos días niñas, me llamo Hanna Baer y soy su maestra en este semestre preparativo, que les enseñará el cuidado de las especies mágicas y para hoy veremos, las enfermedades y curas de las cinco especies más importantes para el mundo mágico- dijo esto con gran interés
La maestra escribió en la pizarra, las cinco especies de mayor a menor importancia:
1. Pounfly
2. Fénix
3. Pegaso
4. Unicornio
5. Dragón
-Empezaré con las enfermedades y curas de los Dragones:
ENFERMEDADES CURAS
Hongo de la cáscara del huevo Cataplasma de flor de loto
Carcoma del cuerno Loción Plinper
Gripe diferencial Prevención Vacuna anti-Gripe diferencial
Remedio casero: Zumo de limoranja con jalea real

-Hay nueve tipos de Dragones, los cuales son- dijo esto Hanna girando ágilmente hacia sus alumnas y devolviéndose de igual forma, para escribirlos.
Fucan, (El Guardián)- Esto último en voz alta
El Imperial, Anian (El Perpetuo), Donil (El Subterráneo),
Noctoglon (El Espiritual), Naplo (El Habitante de las Aguas),
Huan (El Paralizador), Según (El Volador)
-Y, por último… -tosió y se contrapuso a la pizarra, viendo a sus alumnas- Descubierto por su servidora- lo decía dándose ínfulas- Baer (El Espacial).
A continuación, Hanna puso la tiza sobre la planchita de las tizas, abajo del pizarrón, e iba a empezar a explicar los diferentes males que afectan a cada uno de los Dragones, cuando…
-¡EH!- dijo asustada la maestra, al ver a su Guardian-Pet, colgando de una pata del escritorio. De no ser por el débil, pero sonoro chillido, que soltó antes de que su ama lo cogiera entre sus manos, se hubiera echo daño puesto que el escritorio lo superaba diez veces. Después del susto, acarició a su mascota y le susurro al oído algo que no pudieron escuchar Luna, Negreth, Gretell y Mariam, que estaban encabezando las cuatro filas de puestos.
-Ahora que me acuerdo- dijo sobando la pancita a osis como llamaba a su mascota- organicé los dragones del más grande al más pequeño, y del más pesado al más liviano, tomen nota de todo lo que les escriba o les hable en esta clase.
A continuación, la maestra Hanna, explicó los males de los dragones, empezando con:
-Fucan, sufre el mal de oxidación. Este mal, le pone su armadura natural de un color café rojizo y de aspecto quebradizo. Solo se le quita untándole una laca llamada Oxioff.
El Imperial, poderoso dragón, no más que Fucan, pero es afectado a los cinco años de vida, cuando intente aprender a escupir fuego, sino aprenden antes de que cumplan los seis años, empezaran a sufrir del mal de las llamas inhibidas, este mal consiste en que no le saldrá fuego por la boca sino un humo denso y oscuro capaz de derretir una barra de acero. Este mal se combate dándole de tragar carbón piedra y a las pocas horas puede achicharrar un cerdo con un soplido de su hocico.
Anian. En la edad adulta y después de raspar el hielo para cubrir sus huevos con una capa gruesa, para incubarlos. Al terminar de hacer esa labor sus cuernos, que son los más gruesos y grandes de todos los dragones, se debilitan a lo que se le llama el mal de los cuernos destemplados y se les quita con el tiempo.
Donil- dijo aclarándose la voz- al vivir periodos largos bajo la tierra adquiere el mal de los gusanos y se soluciona aplicándole cada vez que salga de sus excursiones, el tónico de ajo y ají, en todo el cuerpo.
Hanna miró el reloj dorado que tenía en su mano izquierda y se apresuró a terminar de explicar.
-Noctoglon, no se sabe cuando, como, ni donde se le desarrolla el mal de la anti-transparecencia, se dice que es cuando lo pica el piojo invisible. Yo é descubierto que darle de beber gotas de Fénix se le quita.
Naplo, en la adultez, le crecen las aletas pero hay algunos que les crece exageradamente, este mal es conocido como el de las aletas grandes. Algunas especies de dragones Naplo no soportan este mal y se les debe pinchar las partes afectadas con la espina más grande de una rosa roja miniatura.
Huan. Cuando está alegre, su carga estable, se vuelve positiva y cuando está triste o malgeniado se vuelve negativa, esto se le llama el mal de las cargas y no tiene cura, tienen que convivir con ella para toda su vida.
Sebún. Al comerse cualquier tipo de hongo desarrolla una reacción alérgica, que al instante de haberse comido el hongo se les caen la cola, se llama el mal quita colas, y no les vuelve a crecer hasta que identifiquen el tipo de hongo que se comió y le hagan la contra. Les vuelve a crecer alrededor de un mes.
Baer. El mal de las alas fibrosas, le favorece al hacer vuelos verticales y para alcanzar más altura, pero cuando esta empezando el mal…
Creerán que no debería llamarse mal, pero si, por que sus alas son fibrosas, pero al tener ese mal, les crece el grosor un centímetro por semana, produciendo que pesen demasiado y no pueda volar. Todavía no se ha sabido que cura tiene, ya que lo descubrí hace poco, pero no es una amenaza para este tipo de familia de dragón, solo afecta a uno de diez.
Y por último- dijo jadeando. En ese momento gimieron todas las aprendices.
-Maestra ya están los nueve- Reprochó Ifigenia Ramírez, Cansada al igual que sus compañeras de copiar en el cuaderno. Mirándose la mano, que tenía una marca del bolígrafo.
-Ya sé, ya sé, pero les voy a dejar una tarea… Y la tarea consiste en…- Buscó un cuaderno, entre el libro, lo abrió y recitó lo siguiente:
Para la próxima clase, traer las enfermedades y las curas de las restantes cuatro especies que están escritas en la pizarra.
-¿Pounfly?- dijo extrañada Pamela Tapir.
-Si. Cuando lo investiguen se darán cuenta lo importante que es para el mundo mágico- recogió las cosas de osis, sus libros y a osis lo cogió delicadamente, puesto que estaba tumbado del sueño- Hasta la próxima chicas, fue un placer conocerlas…

No hay comentarios: