Se ha producido un error en este gadget.

IMAGEN DEL DÍA

IMAGEN DEL DÍA
Mirando al horizonte... Utakata

lunes, 12 de abril de 2010

Libro: Sín TÍTULO

1. Capítulo.
Hace mil años

Hace mil años, el mundo estaba sumergido en tinieblas. El bien y el mal, luchaban por poseer la esfera Aluz, que mantenía la estabilidad entre lo material y lo espiritual. En una de esas luchas incesables, en el pico de la estabilidad, el mal tocó la esfera, y de este contacto una grieta traspasó su primer capa, saliendo de esta un humo negro, que dio forma a los necrófagos, estos eran de naturaleza malévola y se acoplaron rápidamente a los malos. En otra lucha, fueron los buenos que debido a un descuido de los elementales del viento desviaron una flecha que atravesó la segunda capa de la esfera, de esta segunda capa salió un humo rojo, que dio forma a los dragoneantes, estos al principio se aliaron con los malos provocando consigo muchos desastres, pero luego de un roce con los licántropos y los vampiros, se pasaron al lado bueno para enmendar sus errores, pero en ese entonces los malos eran más.
El mal se apoderaba de los sueños de las personas y los dominaba de cuerpo y pensamiento, para usarlos contra el bien, quien se defendía cuando era necesario, por que confiaban en la llegada del caballero que traería la armonía y la luz a todos los rincones del mundo. Pero este nunca llegó…
Hubo días de oscuridad total, de llamas incandescentes, de frio extremo y de pesadillas e insomnio. Algunas personas perdieron las esperanzas, resignándose y los que no la perdieron, se sometían a la anarquía del mal…
En uno de los múltiples y más importantes golpes al bien, el mal destruyó la mansión morgan, en donde habitaba Estephano Morgan y Lucy de Morgan, con sus cinco bebes recién nacidos. El desafortunado acontecimiento, dejó a los bebes huérfanos y sin un hogar. Los fieles sirvientes de los Morgan, llevaron a los bebes en secreto al cuartel Vípera, donde los estaba esperando los aliados de los cinco puntos cardinales, los antropomorfos, los aurores y Vípera. Vípera era la más grande sacerdotisa de esa época, y quiso que los bebes fueran cuidados entre ellos para que se cumpliera la profecía.
Uno, paro los aliados de los puntos cardinales, otro para los antropomorfos, otro para los aurores, otro se les encargó a los sirvientes, el último y el más pequeño lo cuidaría Vípera. Después de esto, Vípera les dijo que cuando el sol y la luna se encontraran, ese día los bebes, ya jóvenes se encontraran y presenciaran la ruptura de dos capas más, de la esfera de la estabilidad o también conocida como Aluz. Estos jovenes unirán fuerzas para no dejar que ese suceso los afecte mientras llega el caballero de la luz.
Los bebes fueron criados en diferentes lugares y en distintas culturas, hasta que cada tutor se dio cuenta que el bebe que tenían a cargo, poseía un don especial. Los tutores les enseñaron todo lo que sabían, con el fin de volverlos fuertes, ya que Vípera les dijo que la profecía iluminaría a los más indicados, y entre esos estaban los cinco bebes.
A medida que pasaba el tiempo, se hacían más dignos de pertenecer a la profecía, sus tutores o padres adoptivos los cuidaron como si fueran sus propios hijos y hacían lo posible para que no sufrieran los horrores, que sucedían a sus alrededores, pero la joven que no podía evitar verlos era la de Vípera ya que los veía en sus pesadillas que la hacían despertar gritando y llorando a media noche, Vípera siempre estaba en el cuarto para tranquilizarla, abrazarla y volverla a acostar. En una de esas pesadillas, no volvió a gritar, ni a llorar, pero se acordó que en días anteriores Vípera le había contado lo sucedido el día donde sus padres murieron y fue separada de sus hermanos, en ese mismo día le enseñó una técnica llamada el rastro de la sangre.
Esa misma noche utilizó la técnica para hallar a sus hermanos; se pinchó un dedo y se dejó caer en la frente una gota de sangre y al instante quedo en transe… demoró en encontrarlos, pero cuando los contacto, les contó la historia del fallecimiento de sus padres, la profecía de Vípera y la separación de sus caminos. Ella les dijo que dentro de cinco años, quería verlos en persona, en la torre destruida de “Agabmut”, para formar la orden de Vípera y así seguir con la profecía…
Cinco años después, se quebraron dos capas más, una de esas capas reducía las fuentes fluviales y la otra hizo estallar a todos los volcanes, provocando un fuerte temblor que derrumbó la torre de “Agabmut”, en ese lugar se reunieron un mes después los cinco hermanos para hacer una alianza llamada “La Alianza de Vípera”. Desde ese día el mundo supo los nombres de cinco de los elegidos de la profecía, los cuales eran: Eva, Leonardo, Víctor, Santiago y Lorena. Esta alianza tuvo muchos seguidores y decían las personas que ellos iban a acabar con los malvados, hasta que uno de sus seguidores los traiciono dando la ubicación de cada uno de los dirigentes de la alianza y de inmediato los inquisidores fueron en busca de ellos para apresarlos.
En la lejana y solitaria fortaleza donde se encontraba Eva y Santiago, llegaron a la puerta de esta los secuaces del mal, en ese momento Santiago sintió una presencia extraña y de inmediato puso en alerta sus sentidos y escucho la conversación de los secuaces que matarían al que pusiera resistencia, Santiago se apresuro en idearse un plan de escape pero sabía que su hermana, que en esos momentos estaba dormida, pelearía así que el plan que utilizó fue alargarle el sueño a Eva y escapar por un túnel secreto.
Ese mismo día pero a diferente hora un grupo de inquisidores llegaron a la fortaleza de Víctor y Leonardo, para capturarlos, Víctor y Leonardo los estaba esperando para hacerles una emboscada, lucharon hasta mas no poder y a la final fueron capturados y llevados a cárceles distintas.
Para la captura de Lorena no hubo pelea alguna. Ella se entrego, como si supiera lo que le iba a pasar.
En la prisión donde llevaron a Lorena, había gente que ella conocía, pero no eran las mismas sus sonrisas fueron borradas de sus caras, lo que a Eva le dieron ánimos de entrenar día y noche, ella de quince años se las ingeniaba para recolectar agua de cualquier parte, así pasaron tres años y en una noche escuchando a unos guardias que hablaban de lo sucedido en la casa del inquisidor mayor, y de la muerte de Lorena, al escuchar ese nombre, Eva se quedo estupefacta y se echó en un rincón de su celda a llorar un rato, lloró hasta que una ira invadió su cuerpo y utilizando el agua de sus lágrimas abrió la celda y viendo a los guarda riéndose, les absorbió toda el agua de sus cuerpos y dejando a su paso los cadáveres de guardias huyó a la selva…

No hay comentarios: